10 consejos sobre cómo organizar una intervención con clientes ricos

Los intervencionistas en adicciones deben conocer estas diez cosas cuando trabajan con personas de patrimonio ultra alto (UHNWI).

Una intervención es un intento orquestado de ayudar a un ser querido a buscar tratamiento. Siempre aconsejamos buscar el apoyo de un intervencionista profesional para gestionar el evento y ayudar a contener las emociones de todos.

Sus habilidades son vitales, sobre todo si el individual no está dispuesto a buscar ayuda o es conflictivo. Desgraciadamente, éste es a menudo el caso de los UHNWI. Su poder, su estilo de vida y su éxito les protegen de las consecuencias de sus actos. Como resultado, puede que no acepten que tienen un problema, lo que conduce a más dolor y a un retraso en el tratamiento.

El poder y el éxito también pueden ser una barrera para una intervención exitosa. Trabajar con clientes ricos y exitosos requiere una competencia cultural y una formación especializada. Sin ella, los intervencionistas pueden no comprender la complejidad de la situación y tener menos probabilidades de éxito.

Para ayudar a los intervencionistas a navegar por estos matices, pedimos a nuestro equipo de expertos en Paracelsus Recovery los diez factores más importantes a tener en cuenta cuando se trabaja con UHNWIs.

1. Comprender la estructura de poder

Una intervención suele requerir que todos los implicados, como los miembros de la familia, compartan cómo les ha impactado la adicción de su ser querido. Aunque esto nunca es fácil, es mucho más difícil cuando esa persona también controla sus finanzas, su carrera o su reputación. Como intervencionista, debe comprender perfectamente el papel que la persona adicta desempeña en la vida de todos. Si alguien tiene miedo de hablar porque puede ser cortado, respete que se trata de un miedo genuino. Recuérdeles que con presentarse a la intervención es suficiente.

2. Entender la dinámica familiar

De igual modo, recuerde que las familias UHNW a veces funcionan más como una empresa que como una familia. Es importante entender qué papel desempeña cada miembro en la vida de la persona y cómo se relacionan entre sí.

Por ejemplo, ¿la persona está en una codependiente con su pareja? ¿Es la pareja una segunda esposa? ¿Debe estar su socio de negocios? ¿Debe estar la madre de sus hijos? ¿Están la ex mujer y la novia en buenos términos? Asegúrese siempre de que sabe lo suficiente sobre cada dinámica para poder crear un plan bien definido para navegar por las emociones y el estrés elevados.

3. Gestionar las expectativas

Las representaciones televisivas de las intervenciones suelen mostrar al sujeto de la intervención aceptando la ayuda, pero no siempre es así en la vida real. Además, los UHNWI están acostumbrados a conseguir lo que quieren y pueden volverse conflictivos si alguien a quien intentan ayudar no quiere el tratamiento.

Para gestionar estas expectativas, asegúrese de que todo el mundo sabe que incluso con una intervención organizada una persona puede rechazar la ayuda que se le ofrece. Recuérdeles que esto no significa que la intervención sea un fracaso. La semilla está plantada y la persona puede decidir entrar en tratamiento más adelante.

4. Anticiparse a los problemas de control

Las personas poderosas están acostumbradas a tener el control de sus vidas, de cómo son percibidas y de la gente que las rodea. Por ello, pueden reaccionar negativamente al encontrarse en una posición vulnerable. Para abordar esto, encuentre un equilibrio entre asegurarles que la recuperación es una decisión que deben tomar ellos, pero que habrá consecuencias si no van. Por ejemplo, ofrézcales dos o tres opciones de tratamiento, para que puedan elegir qué programa prefieren.

5. Cuidado con su crítico interior

Hay una idea errónea generalizada de que las personas que luchan contra la adicción son de voluntad débil. En realidad, a menudo son decididas y están muy motivadas. Lo mismo ocurre con los ultra ricos y exitosos. Sin embargo, bajo estos atributos suele esconderse una dura crítica interior.

Durante la intervención, prepárese para que la persona se convierta en un perfeccionista-en-pánico. Esto significa que su cerebro entrará en modo de huida o lucha, y puede volverse conflictivo. Anime a todos a utilizar técnicas de gestión de la ansiedad para sortear estas reacciones neuroquímicas.

6. Tenga cuidado con sus propios prejuicios

La riqueza y el éxito están muy estigmatizados. Si no tiene cuidado, los prejuicios pueden filtrarse en su trabajo. Por ejemplo, mientras lee este artículo, ¿le vienen a la cabeza pensamientos como "por qué los tratamos como si fueran tan especiales"?

Si es así, reflexione sobre el estigma que existe en este caso y si esos pensamientos provienen de un lugar de envidia y desprecio. Estas emociones dificultarán inevitablemente las posibilidades de éxito de la intervención. Reconocer que la vida, las preocupaciones y las responsabilidades de una persona rica son diferentes a las suyas forma parte de ser empático.

7. Familiarícese con el diagnóstico dual

La dependencia de las sustancias casi nunca se forma en el vacío. A menudo es un mecanismo de afrontamiento de problemas subyacentes como estrés, trauma, soledad, depresión, ansiedad o trastornos alimentarios. Asegúrese de elegir programas de tratamiento que aborden las enfermedades mentales concurrentes.

8. Centrarse en la confidencialidad

Asegúrese de que la confidencialidad es una prioridad máxima a la hora de decidir el programa de tratamiento. Los UHNWI arriesgan mucho cuando entran en un programa de rehabilitación, y la gran mayoría no puede participar en ningún tipo de terapia de grupo.

Por ejemplo, imagine lo que ocurriría con la cotización de las acciones de una empresa si el público se enterara de que el director general está en rehabilitación por adicción a medicamentos. El valor neto podría caer en picado y la gente podría perder su trabajo. No sólo debe elegir un centro que se tome la confidencialidad muy en serio, sino que debe hacer que sea una de las primeras cosas que mencione a la persona que está en el centro de la intervención.

9. Sea flexible

Debe ser flexible con su formación cuando se trata de una intervención UHNWI. Normalmente, los intervencionistas hacen hincapié en que la persona debe acudir a un centro de tratamiento inmediatamente. Pero para alguien con muchas responsabilidades eso no siempre es posible. En su lugar, anímele a decidirse allí mismo, pero cuente con un equipo que pueda ayudarle a gestionar su salud mental hasta que sea posible entrar en un programa de tratamiento.

10. Mantenga el equipo reducido

Los UHNWI están rodeados de oportunistas, lo que significa que están acostumbrados a dudar de las intenciones de los demás. Asegúrese de que sólo un pequeño número de seres queridos esté en la intervención y espere que se sientan incómodos o desconfiados en su presencia. Esté dispuesto a firmar otros acuerdos de no divulgación (NDA) y haga todo lo que la familia necesite para sentirse cómoda para seguir adelante.

Para concluir, recuerde que, como intervencionista, su prioridad es ayudar a romper el ciclo de negación y mantener una comunicación constructiva, compasiva y beneficiosa para el bienestar de todos los implicados. Si tiene en cuenta estos diez consejos principales, podrá hacerlo con éxito con los UHNWI y sus familias.

 

Este artículo se publicó en inglés 2021-08-23 14:14:26 y se traduce en Español en 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 5 =

The newest posts

Our private articles and press releases