Latest

Negligencia de los afluentes

La sociedad expresa una gran preocupación por los niños pobres y desatendidos y por la mayor probabilidad de que carezcan de acceso a la atención sanitaria y a la educación, o de que recurran a las drogas o a la delincuencia en la edad adulta. Se presta menos atención a los hijos de padres acomodados,…

Leer más

¿Qué es la Terapia Dialéctica Conductual?

La terapia conductual dialéctica (DBT), desarrollada por Marsha Linehan, Ph. en la década de 1980, es un tipo de terapia de conversación diseñada originalmente para personas suicidas de alto riesgo diagnosticadas con trastorno límite de la personalidad. Hoy en día, DBT se usa para tratar a personas que luchan con una variedad de emociones complejas…

Leer más

Beneficios del Yoga en el Tratamiento de Adicciones

En términos generales, el yoga es un ejercicio que beneficia el cuerpo, la mente y el espíritu a través de la integración de técnicas de respiración, ejercicios de fortalecimiento, posturas y meditación. Hay muchos tipos de yoga; todos son beneficiosos. Aunque el yoga es una práctica centenaria, es una modalidad de tratamiento relativamente nueva en…

Leer más

¿Qué es la Terapia Dialéctica Conductual?

La terapia conductual dialéctica (DBT), desarrollada por Marsha Linehan, Ph. en la década de 1980, es un tipo de terapia de conversación diseñada originalmente para personas suicidas de alto riesgo diagnosticadas con trastorno límite de la personalidad. Hoy en día, DBT se usa para tratar a personas que luchan con una variedad de emociones complejas…

Leer más
anterior
/
siguiente

Negligencia de los afluentes

La sociedad expresa una gran preocupación por los niños pobres y desatendidos y por la mayor probabilidad de que carezcan de acceso a la atención sanitaria y a la educación, o de que recurran a las drogas o a la delincuencia en la edad adulta. Se presta menos atención a los hijos de padres acomodados, que tienen su propia serie de problemas. La negligencia emocional a menudo pasa desapercibida o no se denuncia, lo que puede deberse a un prejuicio contra las personas adineradas y privilegiadas o a una tendencia a culpar a los padres por malcriar o consentir a sus hijos.

Los padres adinerados a menudo reconocen que sus hijos tienen problemas de comportamiento, problemas académicos o de relaciones sociales, pero pueden dudar en buscar ayuda por miedo a ser reprendidos, o pueden sentir vergüenza o culpa por su riqueza. Como cualquier padre, los padres adinerados quieren y cuidan a sus hijos; sin embargo, cuando surgen problemas, los programas familiares o el asesoramiento rara vez se ofrecen.

Es cierto que los niños adinerados pueden ser mimados en exceso con dinero o posesiones materiales, mientras que al mismo tiempo están hambrientos de amor y afecto. La negligencia puede producirse cuando los padres están demasiado ocupados para pasar tiempo con los niños, contratando niñeras o enviando a sus hijos a un internado mientras ellos pasan tiempo viajando por negocios o por placer. Los logros académicos o el buen comportamiento se recompensan con posesiones materiales, pero demasiados lujos en los primeros años de vida pueden dar lugar a una falta de límites y a un poderoso sentido de derecho, incluso Narcisismo.

La cultura actual de las celebridades ha agravado la situación, ya que la riqueza, el poder y la fama se consideran objetivos dignos.

Tolerancia extremadamente baja a la frustración - Los niños que crecen sin límites tienden a tener un pobre control impulsivo y se frustran fácilmente cuando las cosas no salen como ellos quieren. Los padres suelen ceder a sus demandas para evitar feas rabietas. Esta baja tolerancia a la frustración continúa en la edad adulta.

Sentido del derecho - Un niño que aprende que el mal comportamiento obtiene resultados positivos desarrollará un sentido del derecho con muy poca preocupación por las necesidades o los derechos de otras personas. El sentido de derecho se extiende hasta la edad adulta, y a menudo se manifiesta mediante el uso de un lenguaje degradante que puede ser de naturaleza racista o sexista.

Falta de culpa apropiada - La culpa no siempre es una emoción negativa; sirve como una poderosa reacción visceral que nos dice que hemos hecho algo mal. Sin embargo, un sentimiento de culpa saludable sólo se desarrolla en el contexto de unas relaciones estrechas. Una infancia en la que las relaciones están ausentes pero se conceden todos los deseos crea adultos que carecen de un sentimiento de culpa apropiado o de un sentido de la justicia moral

Falta de habilidades de afrontamiento - Los niños aprenden a enfrentarse a los problemas difíciles hablando de las situaciones con un progenitor que escucha activamente y proporciona orientación. Un niño que no aprende formas sanas de afrontar los problemas ve las dificultades de la vida como algo abrumador.

Aburrimiento- Los niños rara vez aprecian las reglas y las rutinas, que les resultan molestas y aburridas. Sin embargo, las reglas y las rutinas desarrollan la estructura y el autocontrol necesarios para afrontar los retos de la vida cotidiana a medida que los niños crecen hasta la edad adulta. Los niños que crecen sin estructura se convierten en adultos que se sienten amenazados por cualquier cosa que se interponga en su camino. Los bienes materiales y la búsqueda de emociones suelen ocupar el lugar de las relaciones y la cercanía emocional. El comportamiento adictivo es común.

Falta de propósito - Cuando los niños crecen sin responsabilidades, no tienen metas ni sentido de propósito. Tienden a estar emocionalmente vacíos, y su tensión interior puede dar lugar a agresiones verbales o físicas hacia los demás.

Culpar a los demás- Los jóvenes adultos suelen depender de la riqueza familiar o de los fondos fiduciarios, pero al mismo tiempo, se apresuran a culpar a los padres y a otras personas de los problemas de su vida. Los padres suelen aceptar la culpa porque ya experimentan sentimientos de culpa o fracaso.

Poca capacidad de planificación- Los niños que crecen con un sentido de derecho suelen visualizar un futuro irreal de sueños y deseos grandiosos, o se convierten en adultos tan temerosos de los retos y la incertidumbre que navegan por la vida sin rumbo. Los adultos jóvenes adinerados pueden ir a la deriva sin anclas o ser víctimas de sectas u otras formas de explotación, mientras que otros pueden mostrar una visión sesgada de la realidad, lo que puede dar lugar a un comportamiento extraño y poco apropiado.

Empatía reducida - Los adultos que crecen en familias adineradas suelen ser emocionalmente inmaduros y pueden tener dificultades para captar las señales sociales y responder a las emociones y necesidades de los demás. Como resultado, pueden tener grandes dificultades para integrarse en grupos sociales, lo que puede provocar sentimientos de aislamiento y soledad. Los lazos sociales establecidos en la infancia tienden a ser superficiales y rara vez continúan en la edad adulta.

Problemas para soportar la presión de los compañeros - Los adultos que crecen rodeados de riqueza y privilegios tienden a tener personalidades débiles exageradas por la grandiosidad. Como resultado, pueden sentirse inseguros cuando se trata de resistir la presión de los compañeros o el atractivo de los bienes materiales.

Dificultades con la competencia- Los hijos de familias ricas suelen tener dificultades para cooperar con los demás, lo que hace que la competencia sea una batalla que hay que ganar o un problema que hay que evitar para evitar la ansiedad y los sentimientos de inseguridad.

Prevención y tratamiento de la negligencia de los afluentes- Los padres y los hijos deben darse cuenta de la importancia de crear límites y decir no, y de que la vida siempre tiene dificultades, incluso en presencia de una riqueza extrema. La capacidad de expresar los sentimientos, incluido el amor, es fundamental.

Buscar ayuda- Los padres y los hijos acaudalados se benefician de la experiencia de un psiquiatra cualificado, que puede evaluar la situación y descartar enfermedades mentales, abuso de sustancias o trastornos como el TDAH. Un psiquiatra también puede identificar depresión, ansiedad o cualquier otro problema subyacente. La terapia familiar ayuda a los padres a lidiar con la culpa y la vergüenza y a aprender a romper el ciclo de abandono de la riqueza.

El camino hacia la felicidad: El asesoramiento ayuda a las familias ricas a darse cuenta de que la verdadera felicidad no proviene del éxito o la riqueza material, sino de los logros y del sentido de propósito. Las herramientas para encontrar un propósito en la vida incluyen la filantropía, los esfuerzos empresariales, la participación en actividades que promuevan un cambio social positivo y ser un modo de rol para los demás.

Este artículo se publicó en inglés 2023-07-11 23:10:44 y se traduce en Español en 2021

Los puestos más recientes

Nuestros artículos y comunicados de prensa privados