Trastornos alimentarios

En Paracelsus Recovery, ofrecemos un tratamiento integral y dirigido por expertos para la ortorexia nerviosa. Nuestros programas de tratamiento están diseñados para ayudarle a recrear una relación sana con la comida. Para lograr este objetivo, nuestro equipo le proporcionará las herramientas necesarias para crear sólidas estrategias de afrontamiento y abordar cualquier problema subyacente, como la baja autoestima o una dura crítica interior. La ortorexia afecta a las personas de forma diferente, por lo que crearemos un programa de tratamiento a medida para cada cliente.

Deje que nuestra familia cuide de la suya

Somos una clínica de propiedad y gestión totalmente familiar

Tratamiento de la ortorexia nerviosa

La ortorexia nerviosa, a menudo denominada ortorexia, es un trastorno alimentario caracterizado por la necesidad compulsiva de comer únicamente alimentos sanos o “limpios”. Los grupos de alimentos suelen dividirse en categorías rígidas de “buenos” y “malos”. La lista de alimentos “malos” puede crecer de forma desproporcionada, lo que lleva a un aumento del miedo irracional a estos alimentos.

En Paracelsus Recovery, la prioridad de nuestro programa de tratamiento de la ortorexia nerviosa es ayudarle a restablecer una relación sana con la comida y a abordar cada uno de los problemas físicos y psicológicos que contribuyen a la ortorexia. Nuestro equipo multidisciplinar ofrece horas de psicoterapia especializada, restauración bioquímica y muchas terapias complementarias para fortalecer la mente, el cuerpo y el alma del cliente. Además, un terapeuta interno se alojará en una sección independiente de la residencia elegida y estará disponible las 24 horas del día para ofrecerle apoyo emocional.

Ofrecemos tratamiento para la ortorexia nerviosa en nuestro centro de tratamiento de Zúrich y en Londres.

Enfoque de tratamiento de 360° — El tratamiento más amplio y completo del mundo.

Revisiones médicas
Adicción
Asesoramiento
Amplia
Picoterapia
Desensibilización por movimientos oculares
y reprocesamiento
Familia
Terapia
Psicoeducación 
Neurofeedback 
Intervalo de tratamiento hipóxico
Hiperóxico
Bioquímica
Restauración
Terapias probióticas
Estilo de vida 
Bio Feedback
Yoga 
Reflexología
Masajes 
Entrenamiento personal 

Signos y síntomas de la ortorexia:

  • Sentir una intensa culpa o vergüenza al consumir alimentos “malos”.
  • Pasar una cantidad excesiva de tiempo pensando y planificando las comidas.
  • Seguir una dieta cada vez más restrictiva.
  • Ocultar o esconder la comida a los demás.
  • Vincular la autoestima con el cumplimiento de una dieta específica.

.

  • Ser demasiado interesado y/o crítico con los hábitos alimenticios de otras personas.
  • Observar el origen de los alimentos, los ingredientes y las etiquetas nutricionales.
  • Cambios de peso significativos.
  • Problemas para dormir.
  • Cambios de humor.

Entender la ortorexia nerviosa

Aunque ser consciente de la propia salud es una forma estupenda de cuidarse, se convierte en algo poco saludable cuando una persona está tan obsesionada con la alimentación limpia que repercute negativamente en su vida. En lugar de controlar su consumo de alimentos para sentirse saludable, una persona que padece ortorexia utiliza la alimentación sana como una forma de hacer frente a problemas psicológicos como la depresión, la ansiedad, los traumas o las emociones difíciles como la culpa o la tristeza.

A diferencia de otros trastornos alimentarios, los individuos con ortorexia están menos centrados en la imagen corporal y la pérdida de peso. En cambio, el trastorno se manifiesta en la evitación de alimentos debido a alergias percibidas (normalmente no diagnosticadas), la reducción continua de los alimentos que son aceptables, una preocupación irracional por el origen de los alimentos y el miedo a la mala salud médica. La ortorexia puede ser muy difícil de diagnosticar porque eliminar grupos enteros de alimentos como el azúcar, las grasas, la carne o los lácteos suele considerarse saludable.

La ortorexia suele estar asociada a rasgos de carácter como el perfeccionismo y la concienciación, y suele coincidir con otros trastornos mentales como el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la ansiedad. Si no se trata, la ortorexia puede conducir a otros trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia.

 

Preguntas frecuentes

La ortorexia es un trastorno alimentario relativamente nuevo que implica una obsesión insana por una alimentación sana o “limpia”. A diferencia de otros trastornos alimentarios, la ortorexia gira principalmente en torno a la calidad de los alimentos, no a la cantidad.

Numerosos estudios indican que los individuos con carreras centradas en la salud tienen un mayor riesgo de desarrollar ortorexia. Por ejemplo, los trabajadores sanitarios, los bailarines de ballet, los atletas, los entrenadores personales y los influencers de Instagram cuya “marca” es la salud y el fitness tienen un mayor riesgo. 

Numerosos factores contribuyen al desarrollo de la ortorexia nerviosa. Entre ellos se encuentran las disposiciones genéticas, como los antecedentes familiares de trastornos alimentarios, los factores de desarrollo, como los traumas en la infancia, las enfermedades mentales subyacentes, la baja autoestima y los rasgos de personalidad obsesivos. Los factores ambientales, como tener un trabajo que haga hincapié en la limpieza de la alimentación o la delgadez, también pueden influir en la probabilidad de que una persona desarrolle ortorexia nerviosa. 

En Paracelsus Recovery, adaptamos nuestros programas de tratamiento para la ortorexia a sus necesidades específicas. Comenzamos con una intensa evaluación para identificar cualquier problema físico y psicológico y, basándonos en estos resultados, creamos un programa individualizado que incluye psicoterapia para abordar su relación con la comida, restauración bioquímica, asesoramiento nutricional y terapia complementaria.

La ortorexia puede causar daños permanentes en la salud física y psicológica y, con el tiempo, puede empezar a producir efectos similares a los trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia. Por ejemplo, puede provocar malnutrición, un sistema inmunitario debilitado, reducción de la densidad ósea, daños cardíacos y pulmonares, insuficiencia renal, pancreatitis y menstruación irregular. También puede dañar las capacidades cognitivas y el bienestar emocional de una persona, lo que puede conducir al abuso de sustancias, a otras enfermedades mentales, a la disminución de la autoestima y a pensamientos suicidas.