Salud mental y bienestar

Nuestros programas de tratamiento de la ansiedad se centran en la psicoterapia intensiva, la restauración bioquímica y la relación mente-cuerpo. Nuestro tratamiento integral y a medida tiene como objetivo ayudar a los clientes a controlar eficazmente los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y muchos otros trastornos de ansiedad.

 

Deje que nuestra familia cuide de la suya

Somos una clínica de propiedad y gestión totalmente familiar

tratamiento residencial exclusivo y a medida para los trastornos de ansiedad

En Paracelsus Recovery, proporcionamos un tratamiento residencial integral, exclusivo y a medida para los trastornos de ansiedad. Sólo tenemos un cliente a la vez, y diseñamos un programa de tratamiento que se adapte a sus necesidades específicas.

Utilizamos técnicas psicoterapéuticas como la terapia cognitiva conductual basada en la atención plena para minimizar los síntomas psicológicos de la ansiedad. Para ayudarle a sobrellevar los síntomas físicos de la ansiedad, también incorporamos a su programa de tratamiento terapias de relajación como el masaje y el yoga o terapias holísticas como la acupuntura, según convenga. También se le asigna un terapeuta interno que permanece en la misma residencia y está disponible para darle apoyo emocional las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Proporcionamos pruebas bioquímicas exhaustivas para identificar cualquier desequilibrio y deficiencia química. Nuestros expertos prestan especial atención a la salud intestinal, ya que muchos estudios demuestran que el intestino desempeña un papel importante en el desarrollo de la ansiedad.

Nuestra combinación única de psicoterapia, terapias complementarias y restauración bioquímica suele ser suficiente para eliminar los síntomas de la ansiedad y restaurar el bienestar. Sin embargo, nuestro psiquiatra puede prescribirle medicación, si es necesario, para ayudarle a superar la fase aguda.

Podemos ofrecerle un tratamiento para la ansiedad en nuestros centros de tratamiento residencial en Zurich y en Londres.

 

Enfoque de tratamiento de 360° — El tratamiento más amplio y completo del mundo

Revisiones médicas
Adicción
Asesoramiento
Amplia
Picoterapia
Desensibilización por movimientos oculares
y reprocesamiento
Familia
Terapia
Psicoeducación 
Neurofeedback 
Intervalo de tratamiento hipóxico
Hiperóxico
Bioquímica
Restauración
Terapias probióticas
Estilo de vida 
Bio Feedback
Yoga 
Reflexología
Masajes 
Entrenamiento personal 

Los síntomas de la ansiedad incluyen:

  • Sentirse persistentemente aterrorizado sin ningún motivo racional.
  • Tener una sensación constante de pánico o peligro inminente.
  • Pensamientos intrusivos o temores.
  • Dificultad para concentrarse en cualquier cosa excepto en las preocupaciones presentes.
  • Problemas para dormir y fatiga.
  • Ataques de pánico.
  • Síntomas físicos como opresión en el pecho, dolores de estómago o calambres, dolores de cabeza, mareos, acúfenos (zumbidos), vértigo o sensibilidad a la luz.
  • Palpitaciones del corazón y una hiperconciencia de los latidos del corazón.
  • Sentirse sobreestimulado en entornos ajetreados o tener que comprobar constantemente si hay peligro.
Los estudios demuestran que tanto la vulnerabilidad genética como los factores ambientales contribuyen al riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad. Otros factores como la historia personal, los rasgos de personalidad, la dieta y el estilo de vida también influyen en la aparición de la ansiedad. Por ejemplo, crecer en un entorno inestable, sufrir perfeccionismo o una dura crítica interior, tener experiencias cercanas a la muerte, experimentar traumas o padecer otras condiciones de salud mental como la depresión, el abuso de sustancias o el trastorno de estrés postraumático (TEPT) pueden contribuir al desarrollo de un trastorno de ansiedad. 

Los tipos de trastornos de ansiedad incluyen:

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

El trastorno de ansiedad generalizada es el tipo más común de ansiedad. Se caracteriza por una sensación excesiva, persistente e irracional de miedo y preocupación que interfiere en la vida de la persona. Estas emociones suelen ir acompañadas de síntomas físicos como inquietud, dificultad para concentrarse o tensión muscular. Los síntomas varían de leves a graves.

Trastorno de pánico

Con un trastorno de pánico se experimentan cantidades abrumadoras de angustia física y psicológica que puede sentirse muy similar a un ataque al corazón. Los síntomas incluyen dolor intenso en el pecho, sensación de entumecimiento, disociación de su entorno y otras numerosas experiencias desafiantes y aterradoras.

Fobias específicas

Una fobia se produce cuando una persona sufre un miedo intenso y abrumador a un único objeto, lugar o animal.

Agorafobia

La agorafobia es una fobia compleja en la que una persona se siente aterrorizada ante situaciones de las que podría ser difícil escapar en caso de emergencia, como los ascensores o los lugares con mucha gente.

Trastorno de ansiedad social (fobias sociales)

El trastorno de ansiedad social es otro tipo de fobia compleja que se produce cuando una persona siente una ansiedad importante por ser humillada, rechazada o avergonzada en un entorno social.

Trastorno obsesivo-compulsivo

Cuando una persona sufre un TOC (Trastorno obsesivo-compulsivo), experimenta pensamientos angustiosos e intrusivos (obsesiones) que sólo pueden detenerse llevando a cabo acciones impulsivas específicas (compulsiones).

Trastorno de ansiedad por separación

El trastorno de ansiedad por separación, como su nombre indica, puede hacer que una persona sienta un miedo excesivo a separarse de sus seres queridos. Para que se diagnostique un trastorno de ansiedad por separación, el miedo debe ir más allá de lo que es apropiado para la edad de la persona, persistir durante más de cuatro semanas en los niños y seis meses en los adultos e interferir en la vida del individuo.

 

Comprender la ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal a una experiencia aterradora o estresante. Cuando una persona se siente ansiosa, su ritmo cardíaco se acelera y su cerebro envía hormonas a todo su cuerpo para mantenerla hiperalerta y vigilante. Una vez que han completado la tarea o se han alejado del entorno peligroso, su mente se calma y su cuerpo vuelve a la normalidad. Cuando una persona sufre un trastorno de ansiedad, estos síntomas inducidos por el miedo no cesan y pueden dar lugar a sentimientos de agobio, miedo, ira y preocupación persistente sin ninguna razón específica.

Cuando una persona siente emociones intensas como éstas, su cerebro está cableado para buscar la causa de estas emociones. Cuando no son capaces de encontrar ese desencadenante, pueden mirar a su pasado, a su futuro o a su interior para intentar averiguar por qué se sienten tan asustados y tensos. Esto puede llevarles a pensar demasiado, a tener una baja autoestima, a tener pensamientos negativos sobre sus capacidades, a estar indecisos, a estar agotados y a sentirse “al límite”. Estas reacciones a la ansiedad exacerbarán los síntomas preexistentes y darán lugar a un bucle de retroalimentación negativa que puede ser muy difícil de controlar.

El abuso de sustancias puede producirse como mecanismo de afrontamiento de estos pensamientos negativos y emociones intensas inducidos por la ansiedad. La ansiedad es una de las principales causas del abuso de sustancias y, cuando se combinan, pueden conducir a la depresión o a otras condiciones de salud mental.

Preguntas frecuentes

Los trastornos de ansiedad surgen de un complejo conjunto de factores de riesgo que incluyen rasgos de personalidad, acontecimientos vitales, vulnerabilidad genética y química cerebral. 

El mejor tratamiento para la ansiedad se centra en un enfoque multidisciplinar que incluye psicoterapia y ajustes en el estilo de vida. Los estudios demuestran que las técnicas psicoterapéuticas como la terapia cognitivo-conductual y la terapia de exposición gradual son muy eficaces para tratar la ansiedad. Las investigaciones también indican que un sueño adecuado, la nutrición y el ejercicio son cruciales para el control de la ansiedad, pero la medicación puede ser necesaria si los síntomas son graves.

En Paracelsus Recovery, nuestro tratamiento de la ansiedad se centra en la restauración bioquímica, la psicoterapia intensiva y el refuerzo de la conexión mente-cuerpo. A su llegada, le proporcionaremos una evaluación exhaustiva para identificar qué tipo de trastorno de ansiedad está presente, cuáles son las causas subyacentes del trastorno de ansiedad y cualquier condición de salud mental concurrente. A continuación, elaboraremos un plan de tratamiento individualizado para ayudarle a controlar sus síntomas y restablecer su equilibrio físico y psicológico.

 

Los problemas de abuso de sustancias pueden producirse como mecanismo de afrontamiento de los síntomas de un trastorno de ansiedad. Por ejemplo, si una persona sufre de ansiedad social puede recurrir al alcohol en entornos sociales para calmar sus nervios. Sin embargo, el alcohol es un depresor y debilita la capacidad del cerebro para regular las emociones, lo que intensifica los síntomas de ansiedad a largo plazo. Esto puede llevar a una mayor dependencia de la sustancia y crear un círculo vicioso.

El mejor tratamiento para la ansiedad y la depresión es aquel que reconoce la naturaleza interrelacionada de estas dos condiciones de salud mental. En Paracelsus Recovery, adaptaremos nuestros programas de tratamiento a sus necesidades específicas y podemos tratar múltiples condiciones de salud mental simultáneamente.

Conozca al equipo responsable del tratamiento de la ansiedad

Conozca al equipo